Frank Zappa

FRANK ZAPPA

"Tants llibres, tan poc temps"

******************************
"Tantos libros, tan poco tiempo"

******************************
"So many books, so little time"

3 de nov. 2012

EL VELL DE LA CANTONADA - EL VIEJO DE LA ESQUINA






Es va alçar aquell matí ...
contrariat.
En sortir de casa es va creuar
amb el vell de la cantonada.
I va entrar al bar;
a l'última taula, com sempre,
mirà per la finestra.

Sempre observava la gent passar
-aquesta rossa és preciosa-
Sempre observava la gent passar
-aquesta rossa és veritablement preciosa-

El cambrer li va portar la seva copa.
cara llarga,
sospirava amb els ulls tancats,
va veure passar el vell de la cantonada.
I va sortir del bar;
a l'última taula, com sempre,
feia olor d'alcohol oxidat.

Sempre observava la gent passar
-aquesta rossa és preciosa-
Sempre observava la gent passar
-aquesta rossa és veritablement preciosa-

Es va dirigir cap al port ...
lentament.
En baixar per les Rambles
es va creuar amb el vell de la cantonada.
I va arribar fins al mar;
en l'últim esglaó, com en altre temps,
va trencar el paper en mil trossos.

Sempre observava la gent passar
-aquesta rossa és preciosa-
Sempre observava la gent passar
-aquesta rossa és veritablement preciosa-


Quan tornava cap a casa ...
capcot.
Pujant per les Rambles
es va creuar amb el vell de la cantonada.
I va arribar al portal;
en creuar la porta, a sang freda,
va rematar embogit la feina.

Sempre observava la gent passar
-aquesta rossa és preciosa-
Sempre observava la gent passar
-aquesta rossa és veritablement preciosa-


I el vell va travessar el carrer
de banda a banda,
perdut entre la gentada.
 

 

***************************************************
 

 Se levantó esa mañana...
contrariado.
Al salir de casa se cruzó
con el viejo de la esquina.
Y entró en el bar;
en la última mesa, como siempre,
miró por la ventana. 
 

Siempre observaba la gente pasar
-esa rubia es preciosa-
Siempre observaba la gente pasar
-esa rubia es verdaderamente preciosa- 


El camarero le trajo su copa.
Cariacontecido,
suspiraba con los ojos cerrados,
vio pasar al viejo de la esquina.
Y salió del bar;
en la última mesa, como siempre,
olía a alcohol oxidado. 
 

Siempre observaba la gente pasar
-esa rubia es preciosa-
Siempre observaba la gente pasar
-esa rubia es verdaderamente preciosa-
 

Se dirigió hacia el puerto...
lentamente.
Al bajar por las Ramblas
se cruzó con el viejo de la esquina.
Y llegó hasta el mar;
en el último escalón, como otrora,
rompió el papel en mil pedazos. 


Siempre observaba la gente pasar
-esa rubia es preciosa-
Siempre observaba la gente pasar
-esa rubia es verdaderamente preciosa-
 

Cuando regresaba a casa...
cabizbajo.
Subiendo por las Ramblas
se cruzó con el viejo de la esquina.
Y llegó al portal;
al cruzar la puerta, a sangre fría,
remató enloquecido la faena. 


Siempre observaba la gente pasar
-esa rubia es preciosa-
Siempre observaba la gente pasar
-esa rubia es verdaderamente preciosa-
 

Y el viejo atravesó la calle
de un lado a otro,
perdido entre el gentío.
 

Barcelona, Novembre 2012

2 comentaris:

  1. ¿Quién era el misterioso viejo de la esquina?;mi enigmático y querido amigo y que faena terminó y la preciosa rubia?
    !Qué imaginación la tuya.
    Un fuerte abrazo y todo mi afecto

    ResponElimina
  2. ¡Ah, José María!
    Bien sabes la ilusión que me hace que uno de mis mejores amigos y escritores se acerque por este blog y me comente.
    Nos debemos otro café, lástima el poco tiempo de que dispongo... cada vez menos.
    Por otro lado, este poema está hecho para generar varias interpretaciones al lector.

    Un afectuoso abrazo.

    ResponElimina